Patricia Lagos Saldías

Portafolio Digital

2002-2004

 

Continuando con la búsqueda de un lenguaje personal, en este periodo me dedico profundamente a rescatar, a partir de mi memoria, aspectos de mi vida que han marcado mi pensamiento humanista y social. Así entonces me permito sacar mis propios fantasmas, marcados por una vida religiosa vivida en mi juventud, haciendo alusión a que estábamos viviendo el fin de los tiempos. Los relatos religiosos tenían que ver con situaciones de conflicto; junto con eso, se estaban viviendo momentos muy angustiantes en Irak, en Haití. Es así como mi carácter comprometido con los temas sociales sale a relucir con esplendor y gran fuerza, y a partir de ahí es donde hago patente en mis trabajos todos mis miedos con respecto a la vida, miedo al fin del mundo, al cumplimiento de algunas profecías, a la guerra, al sufrimiento humano. En este proceso, comienzo un trabajo de intimidad absoluta con mi pensamiento social y análitico

y empieza a fluir con gran libertad, a partir de la mancha, un mundo insospechado que pareciera a veces sacado de algún sueño. La guerra y los conflictos sociales se hacen presentes en mis creaciones, los terremotos, las hambrunas, el caos, la soledad, la vida llegando al final de sus días, el apocalipsis pareciera haberse apoderado de mis pensamientos. En estos momentos es cuando tengo la posibilidad de sacar fuera de mí todos esos dolores llevados por largos años en mis pensamientos. Dolores que no tienen que ver con mi vida personal sino más bien con la situación mundial. Desde pequeña siempre imaginé cosas con las manchas existentes en cualquier lugar, en una madera, en el suelo, en el techo, en las nubes: en donde hubiera una mancha, yo me imaginaba situaciones e inventaba mis propias y singulares narraciones.